Ancestralidad, Soberanía Alimentaria, Propiedad colectiva comunitaria.

 La Soberanía alimentaria se concibe de manera distinta a la seguridad alimentaria, se vincula con los derechos de la naturaleza, la ley de semillas en contraste con la visión mercantilista de la Economía verde y el modelo de los agro-negocios. En relación con la ley de semillas se debe garantizar la autonomía y una actitud de defensa frente a los modelos neoliberales. Las prácticas ancestrales del territorio de la Comuna Santiago-Cayapas se ve amenazada frente a la modernización. Así mismo en relación con las expresiones de la cultura material. El papel de las trasnacionales en relación con la Políticas de patrimonialización e impulso de la insittucion . En el caso de Salinas de Guaranda, Salinas (Imbabura), la tenencia ancestral y el uso de esta sal se suprime en ganancia de las prácticas modernizantes del monocultivo de la caña de azúcar. ¿Realmente hay pérdida cultural de estas prácticas ancestrales de producción de la soberanía alimentaria? Creación de valor, movilización de los símbolos. Visualización de semillas ancestrales como la Jíquima. La potestad sobre las semillas ancestrales debe estar complementada con los conocimientos propios. Si nosotros mantenemos nuestra ancestralidad, podemos preservar estos conocimientos milenarios. Sin embargo, hay realidades de globalización, modernización, homogeneización, cambio y contacto cultural. Negación de lo propio por influjo de lo foráneo.

Algunas Propuestas: Redes de guardianes de semillas, Ferias de semillas ancestrales. Los procesos de vinculación de la academia, la ciencia, el estado, debe partir desde/con el territorio y estos conocimientos generados de los procesos de investigación deben volver a los territorios de forma directa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *